Saltar al contenido

¿Cómo afecta la oruga procesionaria a los perros?

procesionaria y perros

En la naturaleza existen combinaciones peligrosas, unas de estas es sin duda el encuentro entre la oruga procesionaria y perros, debido a que este pequeño gusano es altamente toxico para los caninos. Los estudios afirman que pueden ocasionar graves daños en el organismo del mejor amigo del ser humano.

La oruga procesionaria o Thaumetopoea pityocampa es un lepidóptero defoliador de unos 4 cm de longitud, con mucho vellos altamente urticantes y nocivos tanto para perros como para las personas. Se caracteriza por desplazarse en el suelo en fila india, como si formará parte de una procesión, de allí su nombre.  

La oruga procesionaria

Conocida como la procesionaria del pino, es un sujeto que en su estado adulto es una mariposa de la familia de los notodóntidos de hábitos nocturnos y algo más grandes que sus parientes las procesionarias del roble. Son consideradas como plaga en Europa del Sur y son el insecto defoliador más importante de los pinares españoles.

El contacto entre la oruga procesionaria y perros es altamente peligroso; el cuerpo de estas larvas puede estar cubierto de hasta 600.000 pelos urticantes blanquecinos, que producen las peligrosas reacciones alérgicas. A su vez estos vellos poseen púas que contienen la toxina Thaumatopina, responsable del efecto irritante en caso de contacto.

Los vellos son usados por la oruga como sistema de defensa. Al sentirse atacado, el gusano puede disparar estos pelos urticantes y repeler a otros animales, otro factor a considerar es que el viento puede arrastrar estos pelos a una distancia de hasta 200 metros.

Además luego de haber sido expulsados, la toxina puede mantener su efecto toxico durante todo un año, así que se debe evitar el contacto incluso cuando las orugas ya hayan abandonado los nidos que se encuentran en los pinos. Se bebe tener precaución al pasear a los perros en áreas con presencia de estas orugas.

Oruga procesionaria y perros: picadura en caninos

El contacto entre la oruga procesionaria y perros puede producir desde reacciones cutáneas locales más o menos graves hasta lesiones en los ojos, en la piel, y en los bronquios, también puede causar anafilaxia severa y necrosis en la lengua del perro. 

picadura procesionaria perros

La reacción inflamatoria en el canino se puede prolongar a causa de la capacidad que tienen los pelos urticantes de permanecer clavados en la zona mucocutánea. El área de afectación más frecuente es el hocico, donde puede provocar glositis, queilitis y estomatitis.

Las lesiones pueden comenzar en forma de erosión y progresar formando úlceras y necrosis tisular. En otros casos los pelos urticantes al ser transportados por el aire pueden tener contacto con la zona ocular y nasal ocasionando blefaritis o úlceras corneales y rinitis aguda.

Oruga procesionaria y perros: atención en el contacto

Si la toxina de la oruga procesionaria entra en contacto con las mucosas o con la lengua del perro, la intoxicación puede causar heridas susceptibles de necrosarse, esto significa la muerte de las células de dicho tejido, también puede provocar un bloqueo de las vías respiratorias, lo que agravaría el cuadro clínico.

Tras producirse el contacto entre la oruga procesionaria y algún perro, este último adoptará un comportamiento nervioso, tendrá la tendencia de tocarse la boca con las patas, presentará degluciones repetidas e hipersalivación, también a parecerán vómitos en caso de ingestión.

Oruga procesionaria y perros: síntomas de una intoxicación

Como mencionamos anteriormente el perro tendrá un comportamiento diferente y estará inquieto, dependiendo del área lesionada los síntomas se presentarán de forma distinta o incluso puede que se den varios síntomas a la vez.

Algunos de los síntomas pueden ser picores en el hocico o las patas delanteras si el contacto ha sido en estas zonas, conjuntivitis exagerada incluyendo inflamación del párpado, babeo exagerado, vómitos e incluso dolor intenso de la boca si ha llegado a lamer o comerse la oruga.

También se puede presentar un angioedema o inflamación que puede llegar a impedir el cierre de la boca, además de cianosis lingual y ránula. Si persiste el cuadro puede avanzar hacia una afectación sistémica como disnea, edema laríngeo, hipertermia, convulsiones, pudiendo ocasionar hasta una coagulación intravascular diseminada y la muerte. 

procesionaria perros que hacer

Oruga procesionaria y perros: guía de síntomas

En los perros los síntomas de picaduras suelen aparecer en zonas desprotegidas, es decir, que no están cubiertas por el pelaje, siendo la cabeza el área de mayor  afectación. 

Estos son algunos de los síntomas más comunes: 

  • Comportamiento nervioso e inquieto. 
  • Problemas digestivos como degluciones repetidas y vómitos.
  • Inflamación en la boca.
  • Reacciones alérgicas en las vías respiratorias.
  • Conjuntivitis cuando las toxinas entran en contacto con los ojos. 
  • Afectación sistémica como disnea, edema laríngeo, hipertermia, y convulsiones en casos severos. 

Oruga procesionaria y perros: qué hacer en caso de contacto o picadura 

Al dar un paseo por el bosque y olfatear el suelo, un perro puede toparse con una oruga procesionaria o con un nido abandonado. Después de producirse el contacto con los pelos urticantes es de suma importancia acudir al veterinario lo antes posible, debido a las serias afectaciones que pueden producirse en el canino. 

Recomendaciones en caso de producirse una picadura de procesionaria:

Ante todo hay que mantener la calma, un ataque de pánico no ayudará en nada al perro. Es importante estar enfocados al momento de aplicar los primeros auxilios a tu amigo lanudo, así lo ayudarás a salir del percance. 

Lo primero que debes hacer es extraer los pelos urticantes que estén incrustados, al proceder es importante protegerse con guantes y mascarilla. Luego se debe lavar las zonas afectadas con agua caliente. En caso de que existan vellos en el pelaje, es recomendable meter al canino bajo la ducha o en la bañera y rociarlo por completo con agua caliente. 

Es importante evitar que se lama las patas o el pelaje, ya que puede afectar el área del hocico e ingerir algún pelo urticante. Además debes procurar que no se rasque, pues eso puede aumentar el picor y causar nuevas heridas. 

Después de aplicar los primero auxilios acude a un veterinario lo antes posible  con el objeto de prevenir reacciones letales. Es posible que necesite tratamiento a base de medicinas.