Saltar al contenido

Orugas venenosas

orugas venenosas

Seguramente te habrás preguntado alguna vez ¿cómo sé cuándo estoy en presencia de una larva venenosa y una no venenosa? Si eres amante de estos animalitos y quieres apreciarlos de manera adecuada, aquí puedes obtener toda la información que necesitas sobre orugas venenosas.

Las orugas son seres invertebrados, son las larvas de los insectos que pertenecen al orden de lepidópteros, es decir, mariposas o polillas. Y aunque muchas de ellas son inofensivas, otras pueden ser realmente peligrosas.

Estos animales blandos de estructura cilíndrica pueden poseer una gran gama de colores. Desde tonos simples a extravagantes, con combinaciones realmente llamativas y fascinantes que demuestran un espectáculo visual al ojo humano.

Sin embargo, estos colores atractivos dan aviso del nivel de toxicidad que estas larvas pueden poseer, y hay que ser cautelosos a la hora de acercarnos.

Muchas de estas características responden al orden de la supervivencia, con el objetivo de espantar depredadores que buscan alimentarse de ellas.

Las orugas venenosas por lo general son vistas en ecosistemas de selva tropical, ambientes de alta humedad relativa y precipitaciones constantes. Sin embargo, existen más de 20.000 especies en el mundo, y no todas se encuentran en este tipo de ecosistemas.

Es importante conocer las características que diferencian a las orugas venenosas de las orugas no venenosas, y evitarnos el mal rato y los dolores que podríamos padecer si somos tocados por alguna de ellas.

Y más, si se tratara de alguna de las orugas más venenosas y tóxicas del mundo, de las cuales mencionaremos unas cuantas de ellas que tal vez sea preferible evitar.

oruga marron

Algunas Orugas Venenosas con Alto Nivel de Toxicidad

De entre miles de especies de orugas, existen algunas con tal nivel de toxicidad que son capaces de causar repercusiones graves a cualquiera que tenga contacto con ellas. Estas poseen nombres y apariencias bastante características que las hacen inconfundibles.

Si hay algo que nos ha enseñado la experiencia es que, en la naturaleza, cuanto más llamativo y vistoso es el animal, mayor precaución y distancia debemos tener, y las orugas no son la excepción a esta premisa.

Oruga Ensillada

Esta oruga venenosa se encuentra ubicada en la Costa Este de Estados Unidos y suele reproducirse en zonas cálidas.

Su nombre proviene de su forma peculiar en forma de sillín (un poco parecida a la de una bicicleta). Destaca por su color verde intenso y un adorno marrón opaco que lleva cargado en su espalda.

Posee un pelaje ligeramente velloso muy común en algunas especies de invertebrados, como otras orugas y tarántulas. Estos pelos rodean a la oruga en la parte inferior y también en los cuernos delanteros y traseros.

Estas espinas carnosas están impregnadas con un potente veneno, que, en caso de tener contacto directo con ellas, puede generar un dolor parecido al de la picadura de una abeja, con la ligera diferencia que genera una hinchazón bastante pronunciada, náuseas y erupciones en la piel.

Es probable que esta oruga venenosa ocupe el segundo lugar entre las larvas más toxicas de Norteamérica y Centroamérica.

Oruga Peluche

Esta larva peluda de color marrón claro también es nativa de la Costa Este de EEUU y puede parecer tierna hasta cierto punto.

Su forma la asemeja a un peluche por los largos cabellos que cubren todo su cuerpo, e incluso podríamos llegar a pensar que se trata de una oruga no venenosa.

Lo cierto es que este pelaje son realmente espinas delgadas y el solo tener contacto con alguno puede generar consecuencias importantes.

Estas membranas se rompen y acto inmediato se clavan en tu cuerpo, secretando veneno, el cual genera un sarpullido en la zona afectada y sentirás un dolor considerablemente fuerte, comparable con el dolor que produce el romperse un hueso.

Debido a que los fragmentos continúan la secreción de veneno, el dolor puede propagarse a otras áreas del cuerpo.

En el peor de los casos, puede causar dolor abdominal, shock severo y complicaciones respiratorias. Los síntomas duran de manera proporcional a la cantidad de veneno suministrado (de 1 a 5 días).

oruga tipo peluche

Oruga “Ojos de Venado”

Otra larva que puede parecer a simple vista una oruga no venenosa, pero sí que lo es, y lo suficiente para no querer acercarte demasiado.

Reside a lo largo del sur de Canadá hasta el sur de Estados Unidos, y corresponde a un grupo de polillas que son reconocidas con el nombre de “Ojos de Venado”.

Posee un color verde claro ornamentado con espinas por todo su cuerpo cilíndrico y dos franjas color roja y blanca respectivamente.

Las espinas de esta oruga venenosa terminan en una punta de coloración negra de cierta fragilidad estratégica, que al tocarla se quiebra, liberando una dosis del veneno al cuerpo de quien hace contacto.

Además, estas púas pueden clavarse en la piel, generando una mayor irritación que el pinchazo anterior.

Lophocampa Caryae

De igual manera es originaria del este de Estados Unidos, y su apariencia no genera dudas de lo tóxica que puede llegar a ser, puesto a que posee una presencia bastante amenazante.

Recubierta con una increíble cantidad de espinas blancas y negras, y espinas proporcionalmente largas a ambos extremos de la larva.

Todas y cada una de sus espinas contienen veneno, y al contacto, puede crear un sarpullido en nuestra piel. Debe evitar a toda costa que alguna de estas vellosidades entre en contacto con sus ojos, puesto que puede causar una reacción mucho más severa.

No conforme, esta oruga venenosa es igualmente tóxica en su interior debido a que se alimenta de plantas de similar toxicidad y guarda dichas toxinas en el interior de su cuerpo.

Oruga Taturana

Conocida también por el nombre de Marandová, de nombre científico Lonomia Obliqua es una oruga venenosa ubicada generalmente en Sudamérica.

Este animal de color blancuzco posee una gran cantidad de espinas por todo su cuerpo que segregan un potente veneno anticoagulante al contacto, además de dolor de cabeza, fiebre e incluso vómitos.

Si la picadura no es tratada a tiempo, puede traer peores consecuencias que van desde hemorragia interna masiva, falla renal como también hemólisis.

Oruga Procesionaria

oruga procesionaria

Como última candidata en nuestra lista de orugas venenosas, no es extraño nombrar a la Oruga Procesionaria, debido a que es por mucho, una de las especies de larvas más peligrosas del mundo.

Se alimenta en grupo durante la noche, formando procesiones, las cuales le dan origen a su nombre.

Al igual que muchas otras, posee vellos urticantes que pueden suministrar veneno al menor contacto.

Sin embargo, este veneno posee un poderoso anticoagulante. El simple contacto de esta oruga puede generarte una hemorragia tanto interna como externa que puede ser mortal si no es tratada de manera inmediata.