Saltar al contenido

Oruga Serpiente

oruga serpiente

La Oruga Serpiente recibe su nombre gracias a su habilidad para lucir como una serpiente y ahuyentar a sus depredadores. Está capacidad de “disfrazarse” tiene el nombre de mimetismo, y es una estrategia muy común entre los insectos que emplean este sistema de defensa con el fin de confundir a sus enemigos.

Se pueden encontrar diferentes especies y subespecies en distintas partes del mundo según su hábitat. Uno de estos insectos es la oruga esfinge, considerada una maestra del disfraz, cuando se siente amenazada puede torcer su torso 180 grados, se ensancha y adquiere la apariencia de una víbora. 

La oruga serpiente reproduce fielmente la cabeza triangular, ojos y escamas de una víbora, además copia con mucha precisión los orificios nasales y las “fosetas”, que son los detectores de calor que las auténticas serpientes usan para encontrar su alimento en la oscuridad.

La oruga que parece serpiente

Entre las principales características morfológicas de esta especie hay que señalar el aspecto de su cabeza, la cual está conformada por una especie de cápsula de contextura dura y resistente. Esta se comparte en dos hemisferios, los cuales dan lugar a una frente con figura triangular, al igual que la de las serpientes.

Respecto a la parte inferior de cada hemisferio se presentan lo que serían los ojos de estar oruga, estos se pueden describir como ojos que se encuentran ubicados para simular la forma de la cara de una víbora

Esta presencia de ojos en el cuerpo de esta oruga se puede considerar como una particularidad de esta especie, debido a que muchas clases de orugas carecen de ojos, que tienen como función asustar a sus depredadores.

En el caso de la oruga serpiente esta figura de ojos también sirve para simular una especie de mandíbulas bien desarrolladas, que al mismo tiempo presentan una forma de cuchara. Esta viene acompañada de un borde completamente dentado, lo cual funciona de la misma forma que el mecanismo de una excavadora.

En cuanto a su torso, la coloración que presenta esta especie de oruga viene dado por tonos en verde o marrón, muy similar a la piel de las serpientes. 

oruga parece serpiente

Ecosistema de la oruga serpiente

Estos insectos habitan en las zonas tropicales ubicadas en América Central y del Sur, su hábitat natural se encuentra en las orillas del río Amazonas. En cuanto a su comportamiento la oruga serpiente tiene hábitos nocturnos; esto quiere decir que sus actividades las llevan a cabo principalmente en horas de la noche.

Al estar en reposo durante el día se mantiene escondida por debajo de las hojas, donde busca camuflarse con el entorno para pasar desapercibida ante sus posibles depredadores como lo son las aves.

Alimentación de la oruga serpiente

Los hábitos alimenticios de esta especie se encuentra basada principalmente en hojas, asimismo estas orugas consideraran como fuente primario de alimento la especie de planta Fischeria.

También suelen alimentarse de otras especies de plantas como es el caso del Epilobium y Galio, y en otros casos menos comunes considera a la especie Fucsia, tal como lo hace de la misma forma la oruga elefante.

La alimentación de esta especie suele tener ciertas variaciones, y estas dependen de la etapa del ciclo de vida en la que se encuentre la oruga serpiente.

La Oruga Esfinge

Denominada científicamente como Hemeroplanes Triptolemus, es una polilla de la familia Sphingidae. Se distingue por la particularidad de que cuando se encuentra en estado larvario, y se ven amenazadas, tiene la capacidad de ampliar su cabeza hasta adoptar el aspecto de una serpiente.

También posee unas manchas oscuras en su parte ventral que mimetizan ojos, lo cual le permite adquirir una forma parecida a la de una serpiente. Adquiere esta forma cuándo cuelga del extremo posterior con sus patas y cuando se siente atacado muestra una cabeza triangular, para intimidar a sus depredadores.

Suele habitar en Costa Rica, Belice, México y en todo Centroamérica. Su actividad se desarrolla durante la noche y polinizan gran cantidad de plantas.  Poseen un tamaño mediano a grande, y son de cuerpo robusto.

oruga esfinge

Esta oruga hace un gran trabajo al imitar a una serpiente en su comportamiento. El espécimen es capaz de lanzarse hacia atrás y girar para revelar su parte inferior que se oculta cuando la oruga está en reposo.

Los segmentos del cuerpo de la oruga se inflan para formar una cabeza en forma de diamante, y cuando está completamente inflada, los “ojos” de la cabeza falsa parecen abrirse. Esta inofensiva oruga también moverá su cuerpo a veces como una serpiente, a pesar de que no tiene colmillos ni veneno.

Oruga Deielephila Elpenor 

La Deilephila elpenor, es una polilla también conocida como esfinge morada. Se caracteriza porque en su etapa de oruga el cuerpo parece una víbora achatada que nació con una cabeza extra en su cuerpo.

El sistema de defensa de esta especie es muy llamativo, ya que realmente parece una serpiente, con lo cual logra asustar a sus depredadores. Este mecanismo es conocido como Mimetismo y no solo se refiere a imitar el aspecto físico de otra especie sino que incluso adoptan su comportamiento.

La esfinge morada o gran esfinge morada es una especie de lepidóptero ditrisio de la familia Sphingidae de gran tamaño, de unos 5 a 7 cm de envergadura. Se encuentra  ampliamente distribuida en la región Paleártica (Europa y Asia); y ha sido introducida en Columbia Británica y Canadá. 

✅ Otra oruga que debes conocer porque te sorprenderá es la cabeza de dragón. Puedes descubrirla haciendo clic aquí.

Peligros de extinción

Las orugas suelen ser acechadas por un gran número de depredadores siendo la comida predilecta de las aves, por ello han evolucionado hasta lograr adoptar la apariencia de una serpiente cuando se sienten amenazados. Esto los mantiene alejados del peligro por un tiempo. 

A ciencia cierta no se sabe si los pájaros temen a la oruga por asemejarse realmente a una serpiente, o si se asustan por el cambio repentino. Sin embargo  el truco del camuflaje da resultado.

La oruga serpiente se encuentra amenazada por un peligro mayor, su hábitat en la selva está siendo muy dañado por el ser humano, gracias a la tala indiscriminada de árboles y al uso de químicos en los insecticidas y pesticidas.