Saltar al contenido

Oruga Roja

oruga roja

La oruga roja es un animalito que puede estar presente en tu casa y tú sin darte cuenta. Es común encontrar a la oruga roja en casa porque tiene la habilidad de esconderse en ciertos rincones hasta hacer acto de presencia y sorprenderte cuando menos lo esperes.

Ahora bien, ¿es la oruga roja peligrosa? ¿Representa un riesgo para tus hijos, para tus mascotas o tus plantas? ¿Qué debes hacer cuando te la encuentres? Aquí te vamos a dar cada una de las recomendaciones que debes seguir cuando te encuentres con una oruga roja.

¿Qué es la oruga roja?

Las orugas son larvas de diferentes tipos de insectos, yendo desde las mariposas hasta las moscas. Todas tienen la misma forma cilíndrica y blanda, pero lo que las hace particulares son sus vistosos colores, que también son indicadores de su toxicidad.

Además, hay algunas orugas que tienen colores que parecen salidos de otro planeta, pero es por mera supervivencia, dado que así pueden esconderse entre el follaje y no ser víctimas de depredadores.

¿Y cuáles son las orugas rojas? Estas se distinguen por su particular color y por tener púas o rayas negras y azules justo en la parte media de su espalda. También se las denomina como “stinging rose” y por lo general se las encuentra en áreas verdes con arbustos o ciertos árboles como: roble, cera, cerezo, sicomoro, nogal o judas.

Puede que distinguirla ya te resulte muy fácil, pero para no confundirnos con ninguna otra clase, conozcamos los tipos de orugas que existen.

Tipos de orugas

Lo primero que hay que tener en cuenta es que existen diferentes tipos de orugas similares. Además de la oruga roja también es posible encontrarse con la:

  • Oruga naranja
  • Oruga negra
  • Oruga negra con rojo
  • Oruga café
oruga negra

Oruga naranja

La oruga naranja con pelos es la larva de una polilla. También es llamada oruga de cristal o Acraga Coa. No temas por su llamativo color porque este gusano naranja pequeño en casa solo anuncia a todos cómo lucirá cuando alcance su fase final. 

Oruga negra

La oruga negra tiene un nombre bastante particular: Azotador. Además, también es posible encontrarle en diferentes variantes de colores, tales como marrón y rojo.

Ten en cuenta que el color no es lo principal que hay que temer. Otros de los nombres que se ha ganado son Gata Peluda, Bicho Quemador y Quemador. Por lo que sí, la oruga negra es peligrosa y con ella debes tener cuidado. 

Aunque es la larva de una hermosa mariposa que alcanza los 45 mm de largo entre sus dos alas, los pelos que tiene son urticantes. Un simple contacto es capaz de irritar e incluso generar dermatitis. Suele crecer en grandes números. De hecho, una vez fue declarada como plaga en Argentina. Asimismo, puede verse en plantas de frutas, ornamentales y algunas forestales.

Oruga negra con rojo

Hay varios tipos de oruga negra con rojo. Las tres más llamativas son:

  • Hyles Tithimali Gallaeci. Es la larva de una mariposa que alcanza 8 centímetros de ala a ala. Solo su cabeza es de color rojo, pero una línea delgada cruza su cuerpo de color negro. Es común en las áreas costeras. 
  • Melitaea Cinxia. Esta oruga tiene espinas y suele tener un cuerpo de 3 cm de largo. La cabeza es de color rojo y suele vivir en árboles de Llantén. Hay que tener cuidado porque además de las espinas suele cohabitar en gran número. 

Oruga café

Las orugas color café son larvas de mariposas. Cuentan con dos antenas triarticuladas y tienen seis pares de ojos. Cuentan con mandíbulas muy fuertes, por lo que pueden acabar con un jardín. Aparte, su cuerpo tiene espinas que les sirven contra los depredadores. 

¿La oruga roja es peligrosa?

Al contrario de lo que sucede con otras como la oruga serpiente, la oruga roja es peligrosa. Está calificada como una de las picadoras y solo hace falta un simple roce para sentir su efecto. Ahora bien, es bastante difícil encontrarse con una oruga de este tipo, pues suele estar en áreas boscosas. 

oruga naranja

Pero es igualmente importante entender la manera correcta de actuar si se da el caso de que nos encontremos con una de ellas o si llegamos a sentir su punzón.

Al ver una oruga roja

No la agarres con la mano ni la intentes mover sin nada. Busca una rama y muévela con cuidado, en el caso de que sea muy necesario apartarla. No la toques con guantes o un trapo, pues las púas que tiene pueden desprenderse y quedarse en estos. 

Si te pica una oruga roja

Los tratamientos caseros para la picadura de la oruga roja son poco eficientes. Lo primero que hay que hacer es acudir de inmediato a un especialista

Pero para subsanar el dolor, intenta quitar las púas lavando el área afectada con agua y jabón. Después, aplica una compresa de hielo para prevenir que se hinche. Y no olvides ir a un centro especializado en caso de reacción.

Control de la oruga roja

Si en tu hogar o cerca de este hay algún árbol de los que te hemos mencionado y encuentras orugas rojas, bien puedes utilizar pesticidas especiales a fin de reducir su presencia. 

Procura que el pesticida tenga Bacillus thuringiensis o Carbaryl, pues son los especializados para controlar orugas. No obstante, cada cual tiene un procedimiento e instrucciones específicas, así que no olvides seguir el paso a paso que tienen en las etiquetas.

✅ Descubre la Oruga Medidora, una de las más peligrosas para los cultivos agrícolas ✅

Métodos para prevenir orugas

Si utilizar pesticidas no te parece la opción ideal, también existen otras alternativas con las cuales prevenir la presencia de orugas cerca de tu casa.

Mezcla agua con jabón de vajilla

Puedes rociar las hojas de las plantas con agua y un mínimo de jabón de vajilla. La mezcla evitará que las plantas sean lo suficientemente atractivas como alimento. Y descuida, si utilizas un pulverizador o un spray no causarás daño a tu jardín.

Tabaco como repelente natural

El fuerte olor del tabaco también puede funcionar para evitar a las orugas. Solo es necesario que mezcles un paquete en agua a hervir y luego utilices el agua para rociar tus plantas. Ocurre lo mismo que con el agua y el jabón: podrás evitar que las hojas sean alimento y de forma más natural.

Compra más plantas

Tu jardín necesita plantas aromáticas. Es una técnica básica porque, además de tener plantas que pueden elevar el sabor de tus comidas, también podrás evitar la proliferación de plagas como las orugas. Las mejores son plantas de albahaca, menta o hierbabuena.