Saltar al contenido

Orugas Peludas

oruga peluda

La oruga peluda es un insecto al que rodean multitud de curiosidades y particularidades. De hecho,  pueden parecer los animales más tiernos del planeta, o pueden presentar un aspecto desagradable. Otras, incluso, se asemejan a un objeto u animal.

Es el segundo grupo más extenso en cuanto a clasificación de insectos. En pocas palabras, clases de orugas hay muchas.

Pero la oruga peluda es el tipo que más da de que hablar en esta familia de lepidópteros.

En primer lugar, hay tal cantidad de tipos de orugas peludas que sería imposible nombrarlas todas, y aunque muchas de ellas son inofensivas, otras son realmente tóxicas y peligrosas, capaces de ser la fuente de un problema de salud pública.

Si echaras un vistazo a cualquier clasificación de orugas venenosas, te toparás con un factor común en la mayoría, o por lo menos en la mitad de las listadas: sus vellosidades.

tipos de orugas peludas

Si quieres descubrir todas las curiosidades de la oruga peluda, desde la razón de sus vellosidades hasta cuáles de ellas son inofensivas, y cuáles debemos evitar a toda costa, sigue leyendo.

¿Por qué son vellosas?

Muchas especies que son potencialmente vulnerables en un ecosistema, con el tiempo, desarrollan características que los ayudan a subsistir y no sucumbir ante la extinción.

Estas variaciones van desde colores llamativos, ingerir plantas que le den mal sabor, y por supuesto, un pelaje poco suculento para los depredadores, que, en muchos tipos de orugas peludas, resulta ser tóxico o venenoso.

Lo cual resulta lógico, muchas orugas comunes, de características simples y sin vellosidades o púas, son presas fáciles de las aves u otros depredadores. Aunque estas también han desarrollado la capacidad de camuflarse en el entorno o el follaje.

Como ejemplo de ello está la oruga procesionaria, esta posee un pelaje tóxico que se desprende con facilidad, efectivo para ciertos depredadores que buscan devorarlos.

Pero su mecanismo de defensa por excelencia, son las procesiones que forman a la hora de trasladarse o alimentarse (de ahí proviene su nombre).

Esta formación está pensada para proteger sus cabezas mutuamente de las aves que buscan comerlos, y por lo general es guiada por una oruga peluda hembra (que se convertirá en una mariposa hembra una vez eclosionada la crisálida).

Tipos de Orugas Peludas más comunes

Anteriormente mencionamos que hay diferentes tipos de orugas peludas, y si pudiéramos clasificarlas de alguna manera, sería enumerando lo tóxicas pueden llegar a ser una en comparación con la otra. Aunque también las hay que no son venenosas en absoluto.

En cuanto a las tóxicas, algunas de estas solo generan reacciones leves al contacto. Mientras que otras poseen la suficiente potencia en sus toxinas como para causar daños importantes a nuestro sistema y el de otros animales.

Hacemos un listado de las orugas peludas más comunes en el mundo. Desde las que no poseen veneno, hasta las que pueden causar la muerte.

oruga peluda americana

1.      Oruga Oso Lanuda (Polilla Leopardo Gigante)

La oruga oso lanuda es de los tipos de orugas peludas más comunes en el mundo, y tiene diferentes especies que se convierten cada una en un lepidóptero diferente (Polilla Tigre, Polilla Tigre Isabel, Polilla Tigre Virginia).

Pero por lo general, las Oso Lanudas son algo ponzoñosas (No tanto como otras, pero lo son). Sin embargo, hay un tipo de oruga de Oso Lanuda que no lo es, y es la larva de la Polilla Leopardo Gigante.

Esta larva se identifica por tener púas negras y líneas rojas en los segmentos de su cuerpo, además posee una dieta bastante variada.

Suele alimentarse de hojas de muchas plantas, entre ellas las violetas, los plátanos, dientes de león, cerezos, sauces y hasta acres.

2.      La Oruga de la Carpa Oriental

Estos insectos son bastante reconocidos por su hogar más que por su apariencia. Suelen vivir en nidos de seda que construyen en arboles de cerezos y manzanos.

Tiende a ser confundida con otros dos tipos de oruga: con las Polillas Gitanas y con el Gusano de la Palma, que poseen características parecidas.

A pesar de vivir a cientos de ellos por «carpas» no representan una verdadera amenaza para el árbol donde habitan. Sin embargo, en los años en que suelen ser abundantes, pueden defoliar completamente la planta huésped.

Su alimento favorito proviene del follaje que crece en los árboles de cerezos, manzanos, melocotones, espinos e incluso ciruelas.

Se cree que su pelaje es irritante, y poseen un rito de defensa contra aves que consiste en golpear sus cuerpos repetidas veces para liberar sus cerdas, y así disuadir a los depredadores.

3.      Oruga Peluche

Ahora bien, ya entramos en terreno peligroso al hablar de la siguiente oruga peluda de esta lista, la muy conocida oruga peluche u oruga pollito.

oruga peluda venenosa

Esta larva tiene un aspecto un tanto peculiar, y hasta tierno, con un pelaje marrón (en algunos casos gris) que recubre todo su cuerpo, dándole el aspecto de un peluche.

Pero si hay algo que no debes olvidar es que esta especie de oruga es una de las más tóxicas en el mundo. Y es que, en ese bonito pelaje oculta un poderoso e implacable veneno.

Escondidas en el pelaje hay espinas que quiebran al tocarlas clavándose en la piel y liberando veneno en el cuerpo.

Esta picadura causa un dolor agudo y la aparición de puntos rojos en la zona afectada. Seguido de otros síntomas peores: dolor abdominal, cefalea, estado de shock y dificultades para respirar.

4.      Oruga Procesionaria

En específico, la Ochrogaster Lunifer es una oruga procesionaria debido a su hábito de trasladarse en grupo formando filas indias, con el objetivo de defenderse de sus depredadores.

Aunque las formaciones de procesión son su mecanismo de defensa principal, estas orugas peludas tienen otro as bajo la manga. De las antes mencionadas, esta larva tiene una particularidad en su ponzoña que no debemos ignorar.

El veneno de la procesionaria posee un poderoso anticoagulante que puede hacer sangrar cualquier herida abierta de forma alarmante. En algunos casos puede provocar la muerte.

Sus vellosidades se desprenden con facilidad de su cuerpo, y se incrustan en cualquier cosa que se encuentre con ellas, es por eso que hoy en día es considerada un problema de salud pública.