Saltar al contenido

La Oruga Peluche

oruga peluche

Las orugas son insectos que podemos encontrar prácticamente en cualquier lugar y, aunque muchas de ellas son inofensivas es posible toparse con alguna oruga peligrosa, como la oruga peluche, una de las más temidas.

La oruga peluche es una de tantas larvas predecesoras de las polillas que existen. Es altamente peligrosa y por su apariencia es muy común que genere curiosidad, así como deseos de tocarla.

La megalopyge opercularis es más conocida como oruga peluche, oruga pollito, oruga copo de algodón, gato lanudo, además de otros nombres similares.

Pertenece a la familia Megalopygidae y forman parte del orden Lepidoptera. Es decir, que son parte del grupo de insectos con mayor diversidad de individuos, justo después de los Coleópteros (como los escarabajos).

Al existir tanta variedad en esta especie, es común que no siempre se tenga presente cuál oruga es venenosa y cuál es inofensiva. Llegándose inclusive a confundir a una oruga con un gusano (presentando diferencias bastante notables entre sí).

Sí sigues leyendo ¡No volverás a confundirla nunca más!

Dónde podemos encontrarlas

Si hablamos del hábitat natural en el que se desenvuelven estos insectos, se encuentra primariamente liderado por plantas de jardín, tales como las hiedras y las rosas, así como por olmos, ciruelas silvestres, robles y otros.

Su lugar predilecto es a la sombra de los árboles, por lo que no es de sorprender que hagan apariciones en bosques, parques e inclusive en jardines ubicados cerca de zonas forestales.

Ahora bien, en cuanto a su localización, las orugas peluche están distribuidas principalmente en el Continente Americano. Pudiéndose encontrar en países como México, Estados unidos, Argentina, Venezuela, en plantaciones de café en Perú, en bosques de Paraguay y Ecuador, entre otros.

Apariencia de la oruga peluche

Como es sabido, las mariposas y las polillas cumplen durante su clico de vida con varios periodos diferentes. Esta condición las convierte en organismos holometábolos, es decir, que atraviesan un proceso de metamorfosis en la se incluye su estadio de larva u oruga.

Una de las características más llamativas de este animal es su forma. Como su nombre lo indica, la oruga peluche posee, durante gran parte de su vida de larva, una apariencia muy parecida al pelaje adorable de un muñeco de felpa.

En cuanto a su tamaño, como larva puede alcanzar los 3 centímetros de largo. Y se encuentra muy bien revestido por densas y largas setas que simulan pelos.

Su color es variable, yendo desde el blanco un poco grisáceo hasta un marrón algo dorado e incluso el gris oscuro. También es común notar que longitudinalmente se extiende una veta brillante de color naranja en su “pelaje”.

Aunque las peculiaridades de su cuerpo no mutan totalmente, podríamos diferenciar tres periodos en los que experimenta cambios notables en su apariencia.

🌟 Puede interesarte: ¿Es peligrosa la Oruga Procesionaria? 🌟

Primera etapa: apariencia de peluche

Durante esta primera etapa, las larvas pueden presentar un pelo considerablemente rizado, lo que les otorga una apariencia hinchada e incluso algodonosa.

Gracias a esta particularidad, en dicha fase la oruga peluche puede compararse con una bola de pelo. Y es también por ello, que uno de los nombres comunes para referirse a este insecto sea el de gato lanudo.

Durante el primer y segundo estadio como larva, es cuando esta oruga es más llamativa para las personas y los animales. Sobre todo para los niños, por lo que hay que tener mucho cuidado.

En cuanto a su cuerpo, comienza a estrecharse hacía una cola que llega a extenderse mucho más allá del tronco.

oruga tipo peluche

Segunda etapa: un poco desaliñada

En este periodo destaca el aspecto desaliñado que adquiere la larva, dejando atrás la distintiva cola larga del estadio anterior.

Su pelaje ya no se asemeja al algodón, sino que predominan las espinas venenosas, causantes principales de las sumamente dolorosas reacciones en la piel humana luego del contacto.

Tercera etapa: ya soy una polilla

La oruga peluche abandona su tiempo como larva y pasa a completar el proceso de metamorfosis para el que tanto se ha preparado. El resultado es una polilla.

Así, ya siendo adulta, la polilla posee una patas de color negro con vellosidades o unas patas peludas. Su torso se ve protegido por un pelaje de colores que se ven desde naranja tenue hasta un amarillo limón y de longitud larga. 

La oruga peluche, ¿es venenosa?

Como ya hemos mencionado, la megalopyge opercularis u oruga peluche está catalogada como una de las orugas más peligrosas que existen.

Esto debido a que poseen una cualidad de defensa producto del proceso evolutivo que han vivido tanto las mariposas como las polillas.

De esta manera, al verse victimas de depredadores y otros factores que afectaban e impedían que todas sus fases metamórficas se cumplieran (de suma importancia ya que en su última etapa es que se reproducen), desarrollaron su propio mecanismo de defensa.

Debido a que la etapa de larva es la más vulnerable y susceptible a ser atacada, es en ella que se encuentran las principales defensas de estas criaturas.

Desde colores llamativos para advertir a sus depredadores de su “mal sabor” o su peligrosidad, pasando por contar con un color fácil para camuflarse, hasta llegar a ser muy tóxicos.

En cuanto a la oruga peluche como tal, basa sus defensas en pequeñas espinas que se encuentran escondidas debajo de su llamativo pelaje.

Al presionar o rozar la piel humana con el pelambre de esta oruga, inmediatamente se libera el veneno. Este es una proteína conocida como taumatopeína, la cual es de rápida acción.

oruga peluche venenosa

Síntomas de la picadura

Tras tocar o recibir la picadura de una oruga peluche aparece un dolor intenso y punzante que ha sido comparado con tener un hueso roto. Además, se pueden generar manchas eritematosas o sarpullido, así como quemazón, irritación inmediata y ronchas en el área.

Las reacciones al veneno se observan en la zona afectada, y en caso de ser muy graves pueden escalar y causar nauseas, hinchazón, dolor en pecho, entre otros síntomas.

Uno de los principales tratamientos, consiste en desinfectar la herida, seguido del proceso de extracción de las espinas (de haberse inclrustado en la piel) con el uso de cinta adhesiva y asegurar la frescura.

Cabe destacar que la mayoría de los casos de picadura por oruga peluche son accidentales, es decir que el animal no busca atacar, sino qué, se cae de los árboles o es tomado debido a la curiosidad que genera.