Saltar al contenido

La Oruga, matriarca de los ecosistemas

oruga

La oruga es un animal muy común en la naturaleza. Normalmente son confundidas con gusanos. Podemos observarlas con frecuencia en nuestros huertos y jardines.

La oruga es un insecto de la familia de los lepidópteros, lo que quiere decir que son de metamorfosis completa y que en su fase adulta poseen dos pares de alas membranosas. Comúnmente llamadas mariposas y polillas.

Su ciclo vital varía mucho dependiendo de la especie de oruga. Algunas de ellas pueden vivir un mes, mientras que otras logran vivir hasta un año. El ciclo de vida de las polillas y mariposas está conformado por cuatro etapas: huevo, larva, pupa o crisálida y finalmente la etapa adulta.

Las orugas son animales invertebrados. Su cuerpo esta segmentado en varias partes. Los primeros tres segmentos conforman su tórax y el resto su estómago.

En cada segmento poseen un par de patas equipadas con uñas, lo que las diferencia de las patas “falsas”, que tienen media aureola curva en el extremo.

Las orugas se movilizan reptando.

La oruga cuenta con 6 ojos, 3 a cada lado de la cabeza, sin embargo, su visión no es muy buena, debido a esto depende de sus antenas para hallar su alimento.

Ciertas especies tiene la capacidad de distinguir las vibraciones en el ambiente, usando las mismas para ubicarse.

Ciclo reproductivo de la oruga

Las orugas no se pueden reproducir puesto que aún no están en su etapa de mariposa o polilla. Al llegar a la fase adulta de su ciclo de vida, la mariposa hembra copula una sola vez, mientras que el macho puede hacerlo en varias ocasiones.

Llegada la hora de dejar los huevos, algunas mariposas los ponen en hojas o plantas, mientras otras los sueltan en caída libre durante el vuelo.

Cuando nacen, tiene un apetito voraz y crecen rápidamente aumentado su tamaño hasta 15 veces, mudando de piel de manera continua.

Durante esta etapa necesitan consumir muchos nutrientes para poder completar su metamorfosis.

Alimentación de las orugas

En su mayoría son animales herbívoros, es decir que se alimentan de plantas y hojas, aunque también las hay carnívoras y comen una variedad de alimentos.

Debido a su enorme apetito, son consideradas plagas y nocivas para los cultivos, puesto que se abren paso a través de siembras ocasionando que miles de plantas queden sin vida o no sean comestibles.

En consecuencia les han dado nombres como oruga de col, de tomate u oruga de maíz para clasificarlas según su alimentación.

Dependiendo de la especie la alimentación de las orugas varia, por ejemplo, las mariposas monarcas se alimentan de plantas de algodón.

de oruga a mariposa

¿Cómo se defiende una oruga?

Los colores de las orugas en su mayoría son semejantes al hábitat en donde viven, varían desde el verde hasta el marrón para camuflarse mejor y no ser vistas por sus depredadores.

Por otra parte, algunas tienen colores llamativos, esto sirve para alertar a los depredadores de su toxicidad o de su sabor desagradable.

Las orugas se comportan de ciertas maneras como método de protección y para defenderse de sus depredadores. Ya sea comiendo dentro de ambientes protegidos o asociándose con otras especies.

Algunas especies de orugas se relacionan con las hormigas para su defensa, como muestra de agradecimiento, las hormigas son recompensadas con alimentos.

Otros tipos de orugas se unen en comunidades para aumentar su tiempo de vida, como la oruga procesionaria del pino, que se mueven de un lugar a otro en grandes filas indias, una detrás de la otra.

Así, la oruga procesionaria del pino evita a los depredadores mientras busca el lugar idóneo para enterrarse y pasar el periodo de pupa que puede durar entre uno y cuatro años.

Este tipo de oruga, al llegar a zonas habitadas por humanos causas otros problemas que van más allá de las perdidas forestales.

oruga pollo

Posibles enfermedades causadas por las orugas procesionarias

La oruga procesionaria del pino es una especie de oruga peluda, la cual en su último estadio larvario presenta pequeños pelos urticantes que se caen con gran facilidad pudiendo ser transportados por el viento. Lo cual provoca alergias.

Debido a esto, no es necesario tocar las orugas para sufrir sus consecuencias.

Estos pelos puedes causar distintas reacciones en el humano, como la urticaria por contacto o dermatitis, además pueden irritar la mucosa conjuntival y las vías respiratorias.

Entre las afecciones más peligrosas causadas por las orugas peludas se encuentra la osteocondritis, coagulopatía por consumo, insuficiencia renal y hemorragia intracerebral con una letalidad de hasta un 20%.

¿Aportan beneficios a la naturaleza?

En España la oruga procesionaria del pino representa un problema de salud pública, pero, a pesar de esto, en la naturaleza aporta beneficios.

Esta especie de oruga es acusada de ser la culpable de las grandes defoliaciones que conducen a la muerte de bosques de pinos. Pero esto no es una verdad absoluta.

Diego Gallego, doctor en Biología afirma que la oruga procesionaria del pino no mata a los arboles, y niega que es una plaga forestal en los ecosistemas mediterráneos.

De hecho, en ambientes naturales, la oruga procesionaria cumple una labor fundamental.

Al ser consumidoras de acículas, es el segundo productor principal de los pinares, ya que son el único tipo de oruga capaz de ingerirlas en tales cantidades.

La procesionaria, al comer la acícula genera gran cantidad de excremento rico en nitrógeno, el cual es un elemento esencial en el ciclo de la materia y la energía. La consecuencia de esto es que el pino se vea pelado, pero siempre rebrota, afirma Gallego.

oruga verde

Otro tipo de oruga que aporta beneficios exponenciales para el medio ambiente es la oruga de la polilla de cera, capaz de ingerir y biodegradar el polietileno con que hacen las bolsas de plástico.

Actualmente el mayor problema medioambiental es la acumulación de residuos plásticos; científicos del Instituto de Biomediciona y Biotecnología de Cantabria en busca de soluciones para contrarrestar la acumulación de plástico, descubrieron que la oruga de la cera puede digerirlo y biodegradarlo.

Normalmente esta especie de oruga se encuentra en los panales de las abejas, en donde se alimenta de la cera, al ser un polímero natural tiene compuestos químicos similares al polietileno.

Este descubrimiento aún se encuentra en proceso de investigación, pero hasta ahora los resultados son positivos y posiblemente en un futuro no muy lejano las orugas de la cera ayuden a gestionar los residuos generados por el plástico.